El Museo Judío

Home/El Museo Judío

Exterior del Museo Judío de BéjarEl Museo Judío David Melul se ubica en una casa solariega de mediados o finales del siglo XV, situada dentro de un conjunto monumental integrado por la Iglesia de Santa María la Mayor, con ábside mudéjar del siglo XIII, algunas interesantes viviendas burguesas, una antigua fábrica textil del siglo XVIII con escudo de Carlos III en su fachada, así como el edificio de la fábrica de guantes, que data de mediados del XIX. Localizado en la trasera de lo que fue el palacio de los Duques de Béjar, el edificio de tres plantas, adquirido por el Ayuntamiento en el año 2003 gracias a la aportación económica de David Melul, fue objeto de un importante proceso de rehabilitación y acondicionamiento para su uso museístico por parte de la empresa COMARQ-IV, bajo la dirección del arquitecto bejarano José Luis Rodríguez Antúnez.

En el primer nivel el visitante encontrará información sobre la historia de los judíos en España, incluyendo su presencia en Béjar y su entorno. Piezas de especial interés son el Fuero de Béjar, en el que se establecen las normas por las que organizan su convivencia cristianos, musulmanes y judíos; la lápida sepulcral de Doña Fadueña, de entre los siglos XII y XIV, que fue encontrada en perfecto estado a finales del XIX; así como diversos elementos originales utilizados en las ceremonias sagradas de los judíos (Menorot, megillot, tefillim y tallitot…) y elementos de la vida cotidiana en la Edad Media (monedas, documentos de compra, venta y arrendamiento, etc). El recorrido por la planta baja concluye con un audiovisual sobre el Decreto de Expulsión de los judíos por los Reyes Católicos en 1492.

Detalle de ToráLa primera planta está dedicada a los conversos en la España posterior a la expulsión. Aquí el visitante podrá disfrutar de una hermosa maqueta de Béjar en el siglo XV, en la que pueden localizarse los espacios en los que está documentada la presencia de judíos. También se exhiben documentos relativos a procesos inquisitoriales, una Megillah Esther del siglo XVII, diversos libros relacionados con la pureza de sangre y con Don Francés de Zúñiga, un destacado personaje bejarano del siglo XVI, posible converso, que formó parte, como bufón, de la corte del Emperador Carlos V sobre la que escribió su Crónica burlesca.

En la segunda planta, completando el ciclo de quienes decidieron mantenerse en su fe y abandonaron  España, está la parte dedicada a los sefarditas, con información gráfica de las rutas que tomaron en su exilio hacia otros países de Europa, Asia y América, así como material audiovisual sobre su lengua, el judeoespañol, y testimonios de judíos llamados Béjar, Behar, Bejarano, Bicerano y otros apellidos que hacen referencia a su origen y que nos han hecho llegar fotografías y otros materiales de interés.

El museo también dispone de una sala de conferencias y sala de investigadores, así como aseos en la planta baja y una pequeña tienda.